2050: nuevos modelos de construcción
02-03-2020

2050: nuevos modelos de construcción

Volver

 

El 68% de la población será urbana en 2050, según la Organización de Naciones Unidas (ONU). Hoy no supera el 55 %. Ante esta previsión, es comprensible que nos cuestionemos la viabilidad y la sostenibilidad de un crecimiento de la población mundial en el entorno urbano. En este artículo te contamos cómo la industria de la construcción y la arquitectura pretenden afrontar este nuevo modelo, planteando alternativas en la edificación, los materiales y la eficiencia energética. El espacio, el coste, el tiempo y la sostenibilidad son cuatro variantes que ayudarán a entender el cambio de modelo al que se enfrenta el futuro de la arquitectura y la construcción.

El espacio disponible

Que las grandes ciudades se quedan sin suelo para construir y seguir respondiendo a la demanda del crecimiento de la población, es una realidad. Si hablamos de ahorrar espacio, existen dos nuevos modelos de vivienda: en primer lugar, las ya conocidas casas pequeñas o tiny houses, que nacen como contrapropuesta al tamaño cada vez mayor de la vivienda y que recogen un diseño inteligente de altas prestaciones técnicas: con confort y ahorro de energía; y en segundo lugar, las casas parásito, que se conectan a una ya existente —en la azotea o en una misma fachada, por ejemplo— y nacen enfocadas a resolver las necesidades básicas de habitabilidad.

El tiempo

La revolución digital va de la mano de la inmediatez, lo que también ha causado que nuestra forma de consumir se vea modificada. Las casas prefabricadas son un modelo de vivienda que responde a esta demanda. Por ejemplo, mientras que las viviendas tradicionales suelen estar listas a partir de los 18 meses, las prefabricadas requieren seis meses de espera, o menos, para disponer de un hogar acabado. Las impresas en 3D, por otro lado, se podrían construir en 48 horas.

El coste

El coste es uno de los condicionantes principales cuando hablamos de adquirir una vivienda; por eso, las casas fabricadas en 3D también podrían entrar dentro de este bloque, porque no solo las puedes tener en poco tiempo, sino que también las puedes adquirir por solo 6.000 euros. De hecho, el precio es una gran ventaja, como demuestra el primer barrio construido en 3D que se está desarrollando en México, donde se han impreso en cemento 150 casas de 52 m² para familias con escasos recursos.

La sostenibilidad

El auge de la sostenibilidad, eficiencia energética y respeto por el medioambiente provocan que en esta industria se haga imprescindible el desarrollo de nuevos materiales que sean respetuosos con el planeta y que consuman poca energía.

Hasta ahora, los materiales más usados han sido el hormigón, los compuestos de madera y el acero. A día de hoy, ya contamos con la tecnología necesaria para mejorar la vida útil de los materiales y sus propiedades. El cemento termocrómico y el hormigón autorreparable son dos buenos ejemplos, teniendo en cuenta que el 70 % de la población mundial vive en edificaciones con estructura de hormigón. El nombre de este tipo de hormigón hace referencia a su capacidad de repararse a sí mismo: este material presenta mayor resistencia a agentes externos agresivos y su mantenimiento supone un menor gasto.

Las tejas sintéticas son también un excelente recurso, ya que pueden ser fotovoltaicas y generar la energía suficiente para mantener una vivienda o estar fabricadas con plástico reciclado, lo que contribuye a la sostenibilidad del planeta.

Actualmente, para el aislamiento ya se trabaja con el corcho y con el bambú, dos elementos sostenibles que optimizan las cualidades térmicas y que también funcionan como aislantes acústicos.

Por último, el grafeno, al que han dado el apodo de “supermaterial”, porque es cinco veces más ligero que el aluminio, es flexible y más resistente a las cargas y el desgaste que el acero, además de ser conductor del calor y la electricidad. Es un material que podría servir para mejorar la eficiencia energética y reducir el impacto ambiental de los edificios.

En definitiva, la arquitectura y la industria de la construcción siempre han sido intérpretes de las necesidades de la población y el reflejo de cada etapa de la historia. El reto en las ciudades del futuro está siendo el de hacer frente a esta migración exponencial a los núcleos urbanos. Dichas industrias apuestan por un modelo de convivencia basado en la riqueza medioambiental creada a través de construcciones capaces de ser habitables, confortables, modernas y sostenibles.

 

 

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (10 Votos)