Beneficios de una casa pasiva o con certificado Passivhaus
31-10-2019

Beneficios de una casa pasiva o con certificado Passivhaus

Volver

 
¿Te imaginas poder reducir el consumo de calefacción y refrigeración en un 75 % en tu casa? Con las viviendas Passivhaus puedes hacerlo, ya que se diseñan teniendo en cuenta las condiciones climáticas que las rodean para generar un ambiente interior confortable con un consumo energético prácticamente nulo.
 

Las casas pasivas o casas con certificado Passivhaus combinan un elevado confort interior, en invierno y en verano, con un consumo de energía muy bajo, a un precio asequible. El certificado Passivhaus es un estándar de construcción exigente con la eficiencia energética nacido en Alemania en los años noventa.  

Con una casa pasiva o Passivhaus se aprovechan y optimizan los recursos disponibles —como son la orientación, la luz solar, el sombreado, las ganancias de calor o la ventilación natural, entre otros—, consiguiendo reducir las necesidades de calefacción y refrigeración en el interior de la vivienda al mínimo.  

El ahorro no es solo para el bolsillo de las personas que viven en una vivienda con certificado Passivhaus, sino también para el planeta. Una vivienda Passivhaus contribuye a frenar el cambio climático, ya que su construcción está muy ligada a la arquitectura ecológica, en la que priman los recursos constructivos y energéticos sostenibles no solo durante el proceso de construcción, sino también durante todo el tiempo de vida de la vivienda.

El certificado Passivhaus, además, tiene otras ventajas, como son el valor patrimonial añadido, el diseño vanguardista en cuanto a sostenibilidad y la construcción teniendo en cuenta las fuentes de energía renovables naturales del emplazamiento en el que se levanta la vivienda.

 

 

 

Principales características de una casa Passivhaus

Veamos a continuación algunos de los puntos clave en una casa Passivhaus:

 

Ahorro de hasta el 75 % de energía

El elevado aislamiento térmico permite que el ambiente interior de una casa no se vea influido por las condiciones climáticas del exterior, de modo que sea mucho más fácil controlar la temperatura. Se busca principalmente evitar que entre el frío en invierno y el calor en verano, para mantener estables la temperatura y la humedad interiores. Así se genera un microclima con consumo casi nulo de energía.

Casa a prueba de contaminación y olores exteriores

Las infiltraciones de aire o ventilación accidental son todo el aire incontrolado que entra en la vivienda, ya sea a través de la fachada, el tejado, ventanas mal selladas, puertas de acceso o cajas de persiana. Este efecto se conoce como ausencia de hermeticidad. En una casa Passivhaus se pone especial atención a la alta hermeticidad y, gracias a ello, el agua, el aire, las partículas flotantes y todo tipo de contaminación quedan totalmente bloqueados, lo que genera una auténtica casa saludable.  

Alta calidad de la carpintería en ventanas y puertas

Se considera que desde el punto de vista energético la carpintería es el elemento constructivo más débil del edificio. Por eso, en una casa con certificado Passivhaus lo normal es que las ventanas sean de doble o triple vidrio relleno de gas noble, dependiendo del clima, y pueden estar combinadas con carpintería de altas prestaciones térmicas. En una vivienda pasiva no es necesario abrir las ventanas para ventilar gracias a su constante renovación del aire, pero pueden abrirse en cualquier momento.  

Mejora de la calidad del aire

La ventilación mecánica es un concepto fundamental para edificios de muy bajo consumo energético como es el Passivhaus. Esta consiste en una red de conductos que permite hacer circular el aire a través de la vivienda garantizando así su renovación constante. Es decir, los sistemas de ventilación hacen que el aire sea lo más limpio posible, recuperando el calor del aire ya viciado de la vivienda, y precalentando el aire exterior, limpio pero frío.  

Temperatura estable en cualquier época del año

Un edificio Passivhaus requiere una excelente estanqueidad de la envolvente —es decir, la piel del edificio—, que es la parte que se encuentra en contacto con el aire exterior. Si esta es hermética, el flujo de aire seguirá los recorridos planteados y se producirá la recuperación del calor, de lo que resultará un consumo energético menor y una temperatura equilibrada en toda la vivienda.

 

passivehaus

 

 

Cómo una promotora adquiere la certificación energética Passivhaus

El técnico Passivhaus supervisa todo el proceso de diseño y de construcción de una casa Passivhaus. Al final, realiza una serie de pruebas y mediciones que permiten comprobar y demostrar que se cumplen todos los requisitos que establece este sello para certificar que la casa cumple con el estándar Passivhaus. Los requerimientos sobre el consumo de la vivienda son:

● La demanda de calefacción tiene que ser inferior a 15 kWh/m2/año.

● La demanda de refrigeración tiene que ser inferior a 15 kWh/m2/año.

● La demanda de energía primaria tiene que ser inferior a 120 kWh/m2/año (incluyendo la energía que se destina a agua caliente y a electricidad).

● Una vivienda prácticamente estanca que mantiene una calidad de aire interior saludable, es decir, asegurando las 0,6 renovaciones de aire por hora.  

Passivhaus es un concepto de construcción que busca introducir un modelo de viviendas más eficientes energéticamente, más sostenibles y más sanas.

 

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (1 Voto)