Casas inteligentes: ¿presente o futuro?
20-02-2020

Casas inteligentes: ¿presente o futuro?

Volver

La tecnología ha cambiado nuestras vidas y lo sigue haciendo. La última tendencia llega de la mano de las casas inteligentes vinculadas al smartphone o al asistente virtual por voz. Con estos sistemas, tú como usuario indicas las acciones que deseas y ellos las hacen por ti. Es decir, se convierten en los nuevos protagonistas y actúan como panel de control o centro de mando controlando tu hogar, con un solo botón o con tu voz.

Para llegar a tener una Smart Home necesitas incorporar sensores, micrófonos y equipos electrónicos que se puedan controlar de manera remota o manual. Estos cumplirán con el objetivo de que puedas disfrutar de una vida hogareña más cómoda, segura y con una mayor eficiencia energética, pero sobre todo mejorarán tu calidad de vida. 

 

 

Smart Homes: aplicaciones

Activar la lavadora desde el trabajo, abrir la puerta de casa cuando vuelves cargado con la compra, subir las persianas por la mañana, graduar la luz de tu salón o poner una música distinta en cada habitación son solo algunos ejemplos. Esta tecnología de hiperconectividad, cada vez más común, es conocida como domótica y está vinculada al internet de las cosas, es decir, a los dispositivos conectados a la red. Hasta ahora, la domótica se podía considerar una tecnología asequible para pocos bolsillos, pero cada vez hay más empresas que se dedican a ella, permitiendo así que cualquiera pueda convertir su casa en un hogar inteligente. Según la Asociación Española de Domótica e Inmótica (CEDOM), las ventas de sistemas de control y automatización aumentaron un 40 % en el 2018 respecto al año anterior.

 

 

 

Veamos con más profundidad en qué campos puedes introducirla en tu casa y cómo te puede beneficiar. 

 

Asistente virtual que hace tu vida más cómoda

Cuando se habla de asistentes virtuales, se hace referencia a los asistentes por voz que pueden realizar las tareas que solemos hacer con el móvil, como leer un mensaje de correo electrónico, reproducir música o añadir una cita a la agenda. La lista de habilidades de los asistentes virtuales es mucho más extensa, pueden ambientar un espacio de diferentes maneras, según la persona que les hable. Un ejemplo: suena el despertador, dices “buenos días” y automáticamente se suben las persianas de tu casa. El asistente envía la orden para que se enciendan las luces, te narra las noticias del día y, cuando acaba, reproduce el hilo musical que tanto te gusta escuchar por las mañanas. Mientras, la ducha ya se ha encendido y también lo ha hecho la máquina de café. Haz click aquí para ver más ejemplos sobre cómo un asistente de voz puede hacer tu vida familiar más fácil.

 

Mayor seguridad

Las casas inteligentes garantizan una mayor seguridad controlando las entradas y salidas que se realizan en tu hogar. Los timbres y cerraduras inteligentes permiten tener conocimiento de quién entra y quién sale de casa. Funcionan mediante una aplicación que se conecta directamente a tu smartphone y que permite abrir y cerrar la puerta a distancia. Además, pueden llevar incorporada una cámara o un micrófono para comunicarte de manera remota.

 

Ahorro y eficiencia energética

La domótica controla elementos que contribuyen al ahorro de agua, electricidad y combustible, y sus efectos se notan tanto en el aspecto económico como en el ecológico, porque crean espacios más sostenibles.

Puedes ahorrar electricidad con un sistema de iluminación eficiente que adapte el nivel de iluminación en función de la luz solar o de la presencia de personas. También puedes controlar el encendido y apagado de todos los electrodomésticos con opciones que tengan en cuenta el cuidado del medioambiente o que se programen en horarios en los que el precio de la energía es menor. En cuanto al ahorro de agua, existen griferías inteligentes que gestionan el caudal y la temperatura del agua. Para aquel goteo imprevisible en el baño o en la cocina podrías instalar un sistema de control que cerraría el suministro en caso de detectarlo. Incluso para regar las plantas existen sistemas que miden la humedad de la tierra y que activan el riego en caso de ser necesario.

 

Tener todos los ingredientes y cocinar nunca fue tan fácil

Como no podía ser de otra manera, la tecnología también está presente en la cocina ya sea con pequeños gadgets, como los robots de cocina, o con grandes electrodomésticos, como las neveras. En este grupo, algunas de ellas están conectadas a la red y te avisan si falta algún ingrediente o si algo va a caducar, o incluso te ofrecen el servicio de compra. Además, para acabar de facilitar tu estancia en la cocina, también pueden ayudarte con las recetas, indicándote paso a paso cómo preparar un plato, para que no te pierdas.

 

 

 

Vela por la salud

No hay que olvidar que esta hiperconectividad también es una aliada incuestionable en lo que a la salud se refiere. Desde el tensiómetro para controlar tu actividad cardíaca, hasta una báscula que registra tu peso en tu móvil para que tengas el historial en la nube. Otro ejemplo es el cepillo de dientes eléctrico que mide la duración del cepillado, la presión que ejerces sobre las encías o si has pasado por alto algún recoveco. Entre las últimas tendencias está el escáner 3D que determina el ajuste ortopédico que necesitas y crea una suela personalizada para que tengas un zapato adaptado a tu biología. Y por qué no hablar de que próximamente existirán aplicaciones capaces de medir tu estado emocional y adaptar los ambientes de tu casa (luz, música, climatización) para que sientas más confort.

 

Como ves, la tecnología domótica está en constante cambio y cada vez son más las empresas que ofrecen un servicio de instalación para cualquier tipo de vivienda. También son más los electrodomésticos inteligentes que buscan hacer tu vida más fácil, ya sea ahorrándote dinero, energía o tiempo.

Disfruta de otro ejemplo que resume bien las cosas que una casa inteligente puede hacer por ti haciendo click aquí.

 

 

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (0 Votos)