El sector inmobiliario, en época de la COVID-19
24-04-2020

El sector inmobiliario, en época de la COVID-19

Volver

La crisis que se está viviendo a escala mundial por la pandemia de la COVID-19 tendrá unas consecuencias sobre todo humanas. Además, esta situación modificará aspectos tan esenciales y básicos que se reflejarán en cambios en la forma de trabajar, en los desplazamientos, en las relaciones sociales; en definitiva, en prácticamente todos los aspectos de la vida.

 

El sector inmobiliario será una de las actividades económicas más afectadas. Cualquier escenario posible dependerá, principalmente, del control del brote y la prolongación de la situación de crisis sin una cierta estabilidad. Y por otro lado, también influirán mucho en la recuperación las diferentes medidas que puedan adoptar las administraciones públicas, ya que afectarán directamente tanto a empresas como a usuarios.

 

La consultora inmobiliaria JLL ha realizado un informe sobre las implicaciones de la COVID-19 en el que analiza el posible impacto en el sector inmobiliario mundial y en la actividad de inversores e inquilinos. En él se analizan los efectos a corto plazo en el aspecto económico, la actividad empresarial y el comportamiento individual.

 

Aseguran que el sector inmobiliario se resentirá en todos sus ámbitos y realizan una serie de previsiones en función del modelo de vivienda: residencial, alojamiento estudiantil, coliving y residenciales para séniores con modelo de atención sanitaria.

 

Vivienda residencial

Este tipo de vivienda se verá menos afectada por la crisis de la COVID-19 porque representa una inversión a largo plazo. Sin embargo, habrá más incertidumbre en lo que se refiere a segundas residencias y viviendas de zonas más turísticas, que dependen de las ventas internacionales y, por tanto, del desplazamiento de sus compradores potenciales. 

 

Alojamiento estudiantil

Debido al cierre obligatorio y la cancelación de las clases presenciales, ha aumentado la utilización de modelos de educación on-line. A largo plazo, esto puede suponer un riesgo para este tipo de alojamiento, ya que, si se asienta el modelo de educación a distancia, provocará una menor demanda de nuevos alojamientos.

 

Coliving

En el modelo de covivienda la demanda no sufrirá un descenso llamativo porque el interés del usuario por este nuevo modelo de vivienda no disminuirá. Sin embargo, sí que se producirá un aumento de gasto en la adaptación de los nuevos protocolos de protección necesarios para las zonas comunes, dado que estos espacios son zonas de actividad importantes.

 

Residenciales para seniors con atención sanitaria

Este tipo de vivienda también mantendrá el nivel de demanda activo y no disminuirá de forma considerable. Pero sí generará también una adecuación de sus servicios y estancias comunes, sobre todo en lo relacionado con la atención sanitaria. Por tanto, sí llevará asociados una serie de nuevos gastos de protección mucho mayores y la adaptación de los protocolos necesarios.

 

Ante estos futuros cambios en nuestra forma de vida, el informe recomienda a las empresas del sector inmobiliario la previsión de posibles escenarios que incluyan un plan de contingencia con garantías de salud para el inquilino o comprador, en caso de que los inmuebles tengan zonas comunes colaborativas. 

 

Sumados a estos posibles escenarios, añaden una serie de factores que inevitablemente apuntan a un descenso en la demanda. Causas como la reducción de la movilidad a todos los niveles y la implementación de estos nuevos protocolos y medidas de seguridad fomentarán una previsible desconfianza del consumidor.

 

Por otro lado, como en todas las situaciones de crisis, se abre una oportunidad para que los profesionales del sector inmobiliario podamos aprovechar este tiempo de confinamiento e impulsar digitalmente nuestros servicios. Es decir, ampliar nuestros servicios facilitando trámites on-line y una atención al cliente más personalizada que, además, nos permita ahorrar recursos y tiempo que requiere el modelo presencial. 

Al hilo de esta nueva situación, también se ha abierto una ventana de oportunidad para las llamadas PropTech (Property Technology), empresas tecnológicas dedicadas al sector inmobiliario. Esto supone un nuevo escenario de consumo, puesto que aumentará la posibilidad de alcanzar a más clientes. Un caso muy claro es, por ejemplo, la realidad virtual, que permite realizar visitas a las viviendas sin necesidad de que el cliente se desplace. Es un servicio que además podrá continuarse ofreciendo una vez superada la situación de crisis y que facilitará la planificación. 

 

En definitiva, pasado este tiempo actual de incertidumbre, podrá empezarse a vislumbrar el futuro real de la situación del sector. Mientras tanto, la planificación y la previsión de diversos escenarios serán elementos clave para poder superar esta crisis.

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (4 Votos)