como contratar seguro hogar
14-06-2021

Contratar un Seguro de Hogar para una vivienda segura

Volver

Un cristal roto por una pelota, una cañería con una fuga que produce humedades en la vivienda de nuestro vecino de abajo, un robo… ¿Sabías que una cuarta parte de los hogares sufre algún percance a lo largo del año? Un seguro de hogar nos permite afrontarlos con mayor tranquilidad, minimizando sus consecuencias.

Te contamos todo lo que debes saber sobre seguros para que no te quede ninguna duda.

 

¿Cuándo contratar un seguro para tu vivienda?

Al contrario que otros bienes, como puede ser un coche o una moto, los seguros de hogar no son obligatorios excepto si piensas en comprar una casa contratando una hipoteca. En ese caso, debes saber que un seguro de hogar es un requisito ineludible. Esto se debe a que la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario establece coberturas de protección básica obligatorias que debemos asegurar, como incendios, inundaciones y fenómenos atmosféricos, entre otros percances.

Contratar un seguro de casa también puede ser obligatorio en contratos de alquiler de vivienda. Para saber si es tu obligación contratarlo o no, verifica tu  contrato de alquiler para comprobar si el propietario ha incluido alguna cláusula al respecto. Ten en cuenta que, aunque no sea obligatorio, contratar un seguro de hogar como inquilino puede ahorrarte dinero y dolores de cabeza, cubriendo tu responsabilidad si, por ejemplo, hay una fuga de agua en tu piso que causa daños a otros vecinos.

 

Conceptos básicos de un Seguro de Hogar

Antes de revisar los tipos de seguro de hogar, conviene familiarizarse un poco con algunos conceptos que encontraremos en el contrato:

·    Bonificación: descuento en la cuota anual de tu seguro teniendo en cuenta la ausencia de partes comunicados a la aseguradora. Una especie de “premio” por no utilizar tu seguro.

·    Carencia: periodo de tiempo donde no puedes utilizar tu póliza hasta la entrada en vigor de ciertas coberturas. Este plazo viene estipulado en el contrato.

·    Cobertura: todo aquello que cubre tu póliza.

·    Cobertura de responsabilidad civil: protección frente a indemnizaciones o daños a terceros que podamos causar.

·    Continente: es el valor de construcción de la casa vacía. 

·    Contenido: todos los elementos que hay en el interior.

·    Franquicia: porcentaje o cantidad fija del coste del daño sufrido que el asegurado debe cubrir por su cuenta. Se establece a cambio de un descuento en la prima.

·    Póliza: es el conjunto de documentos en los que se describen las condiciones del contrato de seguro.

·    Prima: es la cuota que paga el asegurado; puede ser anual o mensual.

 

¿Qué seguro puedes contratar para proteger tu vivienda?

El seguro multirriesgo de hogar es el más habitual. Protege frente a daños estructurales en la vivienda (continente) y los bienes que hay dentro (contenido). También cubre nuestra responsabilidad civil, ya sea como propietarios o como inquilinos de la vivienda. Permite elegir diferentes tipos de coberturas. Verifica las que incluyan los incidentes más típicos (cristales, lunas, mármoles, daños eléctricos y de agua) y robos. Esta última suele incluir los atracos fuera del hogar y los servicios de cerrajería.

¿Qué incluye la cuota de un seguro del hogar?

Las coberturas básicas de un seguro del hogar son: 
·   daños por incendio, explosión o rayo; fenómenos atmosféricos como lluvia, viento, piedra o nieve. 
·   actos vandálicos.
·   daños por agua.
·   daños en las instalaciones eléctricas.
·   responsabilidad civil de los habitantes de la casa. 
·   daños por roturas de lunas, cristales, metacrilato o elementos sanitarios fijos, entre otros.

 

Frente a estas, entre las coberturas adicionales más habituales encontramos: 
·   reparación de electrodomésticos.
·   bricolaje.
·   atraco (no hurto).
·   asistencia en el hogar (cerrajería, fontanería, etc.).
·   protección frente al robo de joyas u otros objetos de valor. 
·   daños provocados por una mascota.

 

¿Qué criterio seguir a la hora de elegir las coberturas? La decisión dependerá en parte de nuestro rol en la vivienda. Así, por ejemplo, el propietario que alquila un piso a otra persona debería asegurar el continente de la vivienda, la responsabilidad civil de la misma y cubrirse frente a posibles responsabilidades jurídicas como dueño del inmueble. Por su parte, el inquilino debería asegurar sus pertenencias (el contenido depositado en el interior), así como los daños que pueda causar a terceros.

 

Cosas a tener en cuenta al contratar tu seguro

En el caso del seguro del hogar, el primer paso es calcular correctamente el valor del continente, es decir todo aquello que conforma la estructura construida de la vivienda, y, por otro lado, el contenido de nuestra vivienda, donde se incluye todo lo que se encuentra dentro de ella como electrodomésticos, objetos personales, muebles, entre otros. En este sentido, recuerda que el continente no incluye el precio del suelo, sino el coste hipotético de reconstruir la vivienda. En cuanto al contenido, suele comprender el 25-30% del valor del continente, excepto bienes especiales como obras de arte o joyas.

 

Cómo se calcula la prima o cuota a pagar

La probabilidad de sufrir un siniestro y los costes que debería abonar la aseguradora determinan el coste de la prima. Para calcularlo, la aseguradora tiene en cuenta factores como la antigüedad de la vivienda, ubicación, tamaño, materiales de construcción, sistema de calefacción o estado de la instalación eléctrica.

 

LOS SINIESTROS MÁS HABITUALES EN 2020

 

 

 

Siniestros más habituales en 2020 declarados · Seguro de Hogar

 

Cómo ahorrar en el seguro de casa

Recuerda que cada año la prima o cuota tiende a subir debido a que los bienes que aseguramos se deterioran con el paso del tiempo. Su reconstrucción o sustitución se asegura con “valor a nuevo”, es decir, teniendo en cuenta el coste actual de reponerlos. Este incremento debe estar especificado en el contrato. No obstante, hay algunas cosas que podemos hacer para ahorrar:

•    Comunica a la aseguradora los elementos de seguridad de tu vivienda (puertas blindadas, ventanas con rejas, cámaras de seguridad, alarma o caja fuerte, etc.), ya que los riesgos asociados a tu vivienda determinan gran parte de la prima.

•    Comprueba las bonificaciones o descuentos aplicados por la aseguradora en función de si tienes varios seguros contratados con la misma compañía o cumples con ciertas medidas de seguridad.

•    Consulta si existen ventajas y descuentos por el pago anual de la prima o cuota del seguro frente al pago fragmentado.

•    Revisa todos tus seguros personales y, si vives de alquiler, los posibles seguros del propietario, para detectar coberturas adicionales duplicadas.

 

No cabe duda de que el mercado de las aseguradoras de hogar es muy competitivo, por ello te recomendamos que antes de contratar uno, consultes comparadores de seguros y que solicites presupuesto a diversas compañías para poder comparar y definir qué seguro de hogar se adapta a tus necesidades. Presta atención tanto en el tipo de cobertura, tiempo de gestión de resolución de partes y siniestros y la atención al cliente. En ocasiones las aseguradoras ofrecen presupuestos o primas muy económicas pero detrás puede haber una cobertura deficiente. Es lo que se conoce como infraseguro. Tómate el tiempo que necesites para analizar y decidir.

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (0 Votos)