Derechos y obligaciones del arrendatario: propiedad horizontal
26-04-2021

Derechos y obligaciones del arrendatario: propiedad horizontal

Volver

¿Qué es una propiedad horizontal? 

La propiedad horizontal es una forma de copropiedad que existe entre los diferentes propietarios de un inmueble que se encuentra dividido en pisos. Si eres inquilino de una vivienda, debes saber que tanto la Ley de Propiedad Horizontal como la Ley de Arrendamientos Urbanos te protegen.

La Ley de Propiedad Horizontal, desde que se publicó el 21 de julio de 1960, regula el cumplimiento de las normas sobre la propiedad de las viviendas, locales y zonas comunes que hay dentro de un bloque, además de la organización de las comunidades de vecinos. 

Esto incluye la definición de los órganos administrativos y organizativos básicos dentro de un edificio, como la Junta de Propietarios, así como el nombramiento de las figuras del presidente, el vicepresidente, el secretario y el administrador. También se definen en la Ley de Propiedad Horizontal los elementos privativos y comunes de una comunidad de vecinos.

 

 

¿Cuáles son los elementos privativos y comunes de una propiedad horizontal?

Los elementos privativos son aquellos espacios del edificio que solo pueden utilizar los propietarios y quedan excluidos al resto de los vecinos. Este es el caso de un piso, un local, una plaza de aparcamiento o un trastero.

Por otro lado, los elementos comunes son aquellos espacios de titularidad compartida por todos los propietarios del edificio. Es decir, de uso y disfrute de todo el inmueble, como pueden ser los ascensores, las fachadas, los suelos y cubiertas, el portal, las escaleras, las antenas colectivas o los porteros electrónicos, y también todas las instalaciones de agua, gas y electricidad que existen fuera del elemento privativo.

¿Eres inquilino de una vivienda?

Si no eres propietario y vives de alquiler, debes saber que tus obligaciones y derechos como inquilino están recogidos tanto en la Ley de Propiedad Horizontal como en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) que desde 1964 regula toda materia vinculada con la vivienda y el alquiler. A continuación, te detallamos qué puntos de la LAU relacionados con la Ley de Propiedad Horizontal te afectan si eres un inquilino.

¿Cuáles son las obligaciones y derechos del arrendatario?

En el caso de que ya vivas en un piso de alquiler o tengas pensado hacerlo en breve, deberías conocer de primera mano tanto tus derechos como tus obligaciones en calidad de  arrendatario.

 

Derechos del arrendatario

Reparaciones: según el artículo 21 de la LAU, las pequeñas reparaciones que exija el uso ordinario de la vivienda van a cargo del inquilino; mientras que las reparaciones necesarias para garantizar las condiciones de habitabilidad corresponden al casero. Las obras relacionadas con los elementos comunes, como la instalación de un ascensor, deben ser pagadas por el propietario.  

Disfrute de las zonas comunes: si el edificio cuenta con una piscina o un terrado de uso común, el propietario debe cederte el derecho del disfrute de estos servicios. Es preciso que exista un acuerdo por escrito de este derecho, ya que en caso contrario podrían denegarte el acceso a estas zonas comunes.

La figura del presidente: no debes asistir a las juntas ordinarias en las que, una vez al año, se aprueban los presupuestos y las cuentas de la comunidad. El propietario es el único con voz y voto, aunque puede delegarte este poder por escrito si le es imposible acudir presencialmente. Eso no quita que siempre puedas recurrir al presidente o al administrador de la finca si tienes algún problema o duda.

 

Obligaciones del arrendatario

Seguros: los seguros que contratan los inquilinos y los propietarios no son los mismos. Probablemente tu casero solo tiene protegido el inmueble o el continente como tal (las instalaciones y la estructura), jamás el contenido (los objetos que sean de tu propiedad). Evita malentendidos dejándolo todo por escrito en el contrato. Asimismo, dentro de los propios seguros existe la cobertura de responsabilidad civil, una garantía que cubre cualquier daño a terceros que puedas causar accidentalmente dentro de tu comunidad. Si tienes animales en casa, es recomendable contratarlo.

Obras: siempre debes avisar al casero y a tu comunidad de cualquier modificación dentro de la vivienda. Sin su aprobación y el consentimiento del resto de vecinos no es posible realizar obras en la vivienda de alquiler. Por su parte, si el propietario quiere realizar unas reparaciones para mejorar las condiciones de habitabilidad, estás obligado a permitir la entrada tanto a él como a los técnicos que realizarán las reparaciones. Debe comunicarte estas obras con un mínimo de tres meses de antelación.  

Respetar las normas: como inquilino debes respetar y mantener todas las obligaciones y deberes que se encuentran en los estatutos de la comunidad.

 

En InmoCaixa creemos que es importante que estés informado de las normativas legales relacionadas con el alquiler de viviendas. De esta manera, como inquilino, puedes conocer tanto tus obligaciones y derechos como la normativa vigente que rige el comportamiento del propietario.

Si tienes alguna duda acerca de otros puntos relacionados con la Ley de Propiedad Horizontal, puedes consultarla desde la comodidad de casa accediendo aquí, donde están recogidas las últimas modificaciones que se publicaron en el BOE el 23 de diciembre de 2020.

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (5 Votos)