que es la cedula de habitabilidad y para que sirve
11-01-2022

¿Qué es la cédula de habitabilidad y para qué sirve?

Volver

Estamos seguros de que en más de una ocasión has oído hablar de la cédula de habitabilidad. ¿Pero realmente sabes qué es y cuál es su utilidad? ¿Qué requisitos son indispensables para que la concedan? O bien, ¿tiene la misma validez a lo largo y ancho de nuestro país? Tranquilidad: no solamente resolveremos todas tus dudas, sino que además te incluimos un vídeo muy didáctico para que, a partir de ahora, seas todo un experto en la materia. 

   

                                                                                 

 

¿Qué es la cédula de habitabilidad o licencia de ocupación?

La cédula de habitabilidad, también conocida como licencia de ocupación, es un documento que acredita que la vivienda en la que vives cumple con todos los requisitos mínimos para ser habitada. Es decir, que no presenta problemas para la salud, higiene o solidez. Por ello, vas a necesitarla tanto si tienes pensado vender o alquilar un inmueble, así como para contratar y dar de alta los servicios de agua, luz y gas.

Se trata de un documento que expide el ayuntamiento de la localidad donde se encuentra el inmueble y para ser concedido, requiere de un informe técnico que certifique que la vivienda cumple con la normativa vigente de construcción.

Toda vivienda debe disponer de una cédula de habitabilidad, salvo casos muy específicos como son los locales de uso 100% comercial - este tipo de inmuebles exigen otras certificaciones -. A la hora de comprar o alquilar una vivienda es preciso que verifiques que el inmueble cuente con una cédula de habitabilidad. No disponer de una cédula de habitabilidad no solo imposibilita la tramitación del alta de suministros, sino que puedes afrontar multas u otro tipo de penalizaciones. 

 

¿Qué tipos de cédulas de habitabilidad existen?

En nuestro país existen tres tipos de cédulas de habitabilidad:  
·   Cédula de habitabilidad de primera ocupación: Se trata del certificado que el ayuntamiento de un municipio otorga al promotor de una vivienda de obra nueva. Por lo que , si tu vivienda es de obra nueva, no tienes que preocuparte de este certificado, ya que, viene incluido con la escritura del inmueble.  
·   Cédula de habitabilidad de segunda ocupación: Es la cédula que se entrega a las viviendas ya construidas y que han sido habitadas con anterioridad. Puede entenderse como una renovación de la cédula de habitabilidad de primera ocupación. Este tipo de cédula suele caducar a los 10 o 25 años según la población.  
·   Cédula de primera ocupación por rehabilitación: Tal como el nombre indica, es el documento que se tramita para los inmuebles que han sido rehabilitados o en los que se ha llevado a cabo una reforma importante.  

 

¿Qué requisitos debe tener una vivienda para obtener la cédula de habitabilidad?

La cédula de habitabilidad garantiza que cualquier persona viva en un hogar digno. Por lo general, independientemente de la ciudad en la que residas, estas son algunas de las condiciones más importantes:  

·    La superficie útil de la vivienda no puede ser inferior a los 36 m2. 
·    Tiene que disponer de unas estancias mínimas: una sala de estar o un comedor, un dormitorio, un baño y una cocina. 
·    La altura mínima de los techos debe ser de 2,50 metros; 2,20 metros para los baños, las cocinas o los pasillos. 
·    El baño debe ser independiente y contar con un lavamanos, una ducha o una bañera y un inodoro. 
·    En el caso de la cocina, es indispensable que incluya un fregadero, un aparato de cocción y un sistema de extracción mecánica de humos. 
·    Todo hogar debe estar equipado correctamente con agua fría y caliente, así como evacuación de agua y electricidad.  

 

¿La cédula de habitabilidad caduca? ¿Hay que renovarla?

 Debes saber que la cédula de habitabilidad está regulada por las Comunidades Autónomas, de manera que cada una de ellas tiene su propia normativa.

En Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía, Castilla y León, País Vasco, Aragón y Galicia la cédula de habitabilidad se ha sustituido por la licencia de primera ocupación, que también acredita que la edificación reúne las condiciones mínimas para poder ser destinada a vivienda. En este caso no es necesaria su renovación, salvo en casos de reforma integral.

Sin embargo, en Asturias, Cantabria, Cataluña, Extremadura, La Rioja, Murcia y Navarra sí se exige la cédula de habitabilidad y debes renovarla porque tiene una fecha de caducidad. En el caso de Baleares o la Comunidad Valenciana, en vez de la cédula de habitabilidad se llama licencia de segunda ocupación.

Para obtener más información acerca de la renovación de cédula de habitabilidad puedes consultar la página web del ayuntamiento de la localidad donde resides.

La caducidad de la cédula de habitabilidad viene dada por el tipo de vivienda y el año de su construcción:

 ·    Antes del 2004 duraba 10 años.

·    De 2004 al 2012 se aplicó a la cédula una vigencia de 15 años, tanto para las de primera ocupación como para las de segunda. 
·    Tiene que disponer de unas estancias mínimas: una sala de estar o un comedor, un dormitorio, un baño y una cocina. 
·    Desde el 2013, las licencias de primera ocupación pasaron a tener 25 años de vigencia; 15 en el caso de que sea de segunda ocupación o primera ocupación de rehabilitación. 

Tan pronto una cédula de habitabilidad caduque, si eres propietario, es preciso que inicies un nuevo trámite para renovarla. Para ello, debes ponerte en contacto con un arquitecto, un arquitecto técnico o un aparejador para que realice un informe técnico de la vivienda y lo presente a tu Ayuntamiento. El precio de este documento varía dependiendo de la comunidad y suele oscilar entre los 15€ y los 55€ aproximadamente. Si eres inquilino, no dudes en comunicarlo al propietario o administrador de fincas.

 

¿Cómo consigo la cédula de habitabilidad?

Como hemos dicho, la cédula de habitabilidad está regulada por las comunidades autónomas y cada una tiene sus particularidades. Ahora bien: si vas a ser el futuro comprador o arrendatario, no eres tú quien debe tramitar este documento:

·    Si vas a adquirir una vivienda de obra nueva, la promotora de la obra es la encargada de tramitar la cédula de habitabilidad de primera ocupación. 
·    Si vas a comprar una vivienda de segunda mano, será el vendedor quien deberá asegurarse de que la cédula de habitabilidad esté vigente. En caso contrario, deberá renovarla antes del día de la firma. 
·    En cambio, si vas a alquilar una vivienda, será la propiedad quien se encargará de verificar que la cédula esté vigente. Si no lo está, deberá tramitar la renovación antes de la firma del contrato de alquiler. 

Si vas a comprar o alquilar una vivienda, pregunta a tu inmobiliaria si el inmueble cuenta con esta licencia de ocupación. De no ser así, asegúrate de que la van a tramitar antes de que formalices el contrato de compra o alquiler. Ten en cuenta que en algunos casos la concesión de esta cédula por parte del ayuntamiento puede tardar semanas o unos pocos meses.

Con toda esta información ya conoces de primera mano algunos de los detalles de la cédula de habitabilidad, qué tipos hay, requisitos para obtenerla y en qué zonas de España es obligatoria. Si te surge alguna duda más, siempre puedes consultarla con tu inmobiliaria o el ayuntamiento que corresponda. Del mismo modo, puedes acudir al organismo específico de la Comunidad Autónoma en la que residas. Por ejemplo, en Madrid la administración responsable del certificado de habitabilidad es la Dirección General de Vivienda y Rehabilitación, mientras que en Cataluña se trata de la Agència de l'Habitatge de Catalunya. En todos ellos se pueden realizar consultas de forma telemática.

 

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (8 Votos)