Cómo acertar con la segunda residencia
08-06-2020

Como acertar con la segunda residencia

Volver

En estos momentos tan inciertos que estamos viviendo, tomar la decisión de comprar una segunda vivienda no resulta fácil para nadie. Es pronto para hacer un análisis de mercado, saber por dónde van a ir las tendencias y, así, tener clara la evolución del sector inmobiliario. De todos modos, tal y como había empezado el 2020 y después de varios años con los precios al alza, según la opinión de los expertos, las previsiones para este año eran de normalización y estabilización para el sector inmobiliario. 

 

En las circunstancias actuales, con el verano tan próximo, los desplazamientos tan limitados y las fronteras cerradas debido a la crisis sanitaria provocada por la COVID-19, es un buen momento para plantearse adquirir una segunda residencia. Con este paréntesis producido en la economía mundial pueden presentarse oportunidades de inversión interesantes; no obstante, para que la decisión de compra sea la acertada si te estás planteado adquirir una segunda residencia, tendrás que tener en cuenta distintos aspectos. 

Uso personal o inversión

La rentabilidad que puedas obtener de la segunda vivienda está vinculada al uso que le vayas a dar. Si es personal, la rentabilidad vendrá dada por las veces que la uses a lo largo del año. Si, por el contrario, el interés en la segunda residencia es para obtener una fuente de ingresos, tendrás que valorar el alquiler, ya sea vacacional, para lograr una mayor rentabilidad, o anual, que te ofrecerá más estabilidad. Según los expertos en el sector inmobiliario, el 7,6 % de las compras de segunda vivienda son para invertir. 

 

La ubicación, el acceso y el entorno

Uno de los factores esenciales a la hora de comprar una segunda residencia es la ubicación. La decisión estará condicionada por la disponibilidad financiera, tu situación familiar y, naturalmente, los gustos y aficiones que tengas: mar o montaña, lugar turístico y movido o más tranquilo y aislado. Otra de las claves para acertar con el destino es tener claro el uso que le vas a dar a tu nueva vivienda. Si va a ser para uso personal, la distancia será un factor decisivo, ya que si lo que buscas es desplazarte a ella todos los fines de semana lo conveniente será escoger una distancia no muy larga respecto a tu residencia habitual. 

 

Por el contrario, si lo que quieres es pasar las vacaciones o largas temporadas, lo ideal sería un lugar más lejano, pensando siempre en el coste y facilidad de los desplazamientos y accesos. Aunque, teniendo en cuenta la nueva normalidad a la que nos encaminamos, y con el temor de futuros confinamientos en sus diferentes fases, sería también aconsejable que encontraras esa segunda residencia en la misma provincia o región sanitaria para así asegurarte la movilidad.

Que el gasto no ahogue tu estilo de vida

Los expertos aconsejan que para calcular la cifra máxima que puedes soportar para la inversión en una segunda residencia debes multiplicar por cuatro los ingresos brutos anuales de la unidad familiar. De esta forma acertarás en el volumen de gasto que puedes afrontar para que tu modo de vida sufra el mínimo impacto.

 

Tendrás que tener en cuenta el pago de impuestos como el IBI, los seguros y el mantenimiento del hogar. Como mantenimiento hay que contemplar desde el recibo de la comunidad o los suministros hasta el gasto por el uso de la vivienda. Además, es importante saber que contar con más de una vivienda tiene incidencia en el pago del IRPF. 

 

Si además necesitas hacer obras, lo mejor será tener un presupuesto muy detallado, incluso antes de la adquisición. Para ello necesitarás comprobar el estado de la vivienda, tanto los materiales como el estado de los suministros o de las zonas comunes, si las hay, o las cargas que pueda tener en caso de que no sea de obra nueva, como por ejemplo una hipoteca.

 

Pedir una hipoteca para una segunda vivienda también tiene sus particularidades. Una de ellas es que los bancos financian aproximadamente el 70 % del valor del inmueble. Para la concesión de la financiación también se calculará la viabilidad de la nueva hipoteca en caso de que el usuario haya solicitado préstamos anteriormente, por lo que es necesario tener una cantidad de ahorros superior. Los expertos recomiendan que las cargas financieras no superen el 35 % de la renta neta disponible. 

 

En definitiva, si estás decidido sobre la compra de otra vivienda para desconectar de la metrópoli y poder respirar aire puro, pasear por la montaña o cerca del mar, escoge la zona basándote en la ubicación, el entorno y el clima y estudia de qué manera podrás mitigar el esfuerzo económico y sacarle rédito a la operación. Te asegurarás así de que la compra sea un éxito a corto pero sobre todo a largo plazo. 

 

‌‌

¿Te ha resultado útil este artículo?

Su valoración
Promedio (1 Voto)